Problemas de visión en personas con diabetes

Rate this post

Problemas de visión en pacientes con diabetes

La diabetes mal cuidada o sin tratamiento, puede ocasionar serios trastornos a la salud. Entre otras consecuencias negativas que acarrea, está la ceguera, pero antes de llegar a estos extremos, debemos adoptar una serie de cuidados que si bien son trabajosos y requieren de constancia, pueden disminuir o eliminar el riesgo de perder la vista. Dentro de este cuadro preventivo, debemos comprender la importancia del cuidado de los ojos en los diabéticos.

¿Por qué sufrimos diabetes?

La diabetes se produce por un desorden metabólico crónico en el páncreas, por el que no fabrica insulina y esto impide que el organismo utilice la glucosa que contiene la sangre, o sea, no puede utilizar la energía almacenada que posee. Por esto, aumenta el nivel de azúcar en la sangre y disminuye el que es absorbido por los tejidos, produciéndose un desequilibrio que puede ocasionar problemas en la vista, principalmente si el paciente no se trata o está descompensado. Por fortuna existen tratamientos para paliar esta situación.

Cómo cuidar los ojos si eres diabético o prediabético

La diabetes puede ocasionar daño en los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), también aumenta el riesgo de padecer: glaucoma, cataratas, entre otros problemas serios.

Uno de los riesgos mayores está en que el paciente no suele enterarse de que hay un problema en su vista, hasta que ya es tarde. De allí la importancia de la consulta permanente con el médico. La detección temprana de complicaciones con la vista de un diabético permitirá la aplicación de tratamientos y medicaciones que pueden impedir que su condición empeore.

Para prevenir problemas en los ojos, el paciente diabético requiere de frecuentes exámenes oculares. El examen ocular puede incluir: dilatación de pupilas, permite observar la retina.

6 consejos para cuidar los ojos en pacientes diabéticos

Controla tus nieves de azúcar en sangre,

La hiperglucemia aumenta las posibilidades de sufrir problemas oculares.

Controla tu presión arterial frecuentemente

En caso de tomar medicamentos para controlar la presión, debe hacerse tal como lo prescribieron.

Fumar está totalmente desaconsejado.

En los pacientes que ya tienen problemas con su vista, es necesario consultar con el médico para conocer los ejercicios que pueden aumentar la fatiga en los vasos sanguíneos de los ojos, para evitarlos (ejemplo: levantamiento de pesas, hockey).

Evita accidentes domésticos

En el hogar debes evitar caídas y accidentes, puedes lograrlo con una casa más segura.

Cuidado con las pastillas

Sé muy cuidadoso con los medicamentos, para no equivocarte el medicamento o la dosis (en el caso que ya tengas la vista afectada y no veas bien).

Debes llamar al médico si:

  • No puedes ver con luz tenue.
  • Si tienes escotomas en la vista (puntos en los que no ves).
  • Tienes visión doble.
  • Visión borrosa o no puedes enfocar.
  • Tienes dolor en los ojos.
  • Tienes cefaleas.
  • Ves manchas flotantes.
  • No ves los objetos que están al costado de tu campo visual.
  • Ves sombras.

Con los nuevos descubrimientos en tratamiento para la diabetes, aumentó la esperanza de vida para esta población, pero así mismo surgieron nuevas complicaciones que antes no aparecían porque necesitan tiempo para desarrollarse. A largo plazo y sin los cuidados y controles necesarios, la diabetes puede ocasionar diversos problemas en otras funciones y órganos del cuerpo.

Qué es la retinoptía diabética

La Retinopatía Diabética es una de las consecuencias de los daños que ocasiona el alto nivel de glucosa en sangre. Se estima que cerca del 60% de los pacientes que han convivido más de de 15 años con diabetes, presentan daños en los vasos sanguíneos de la retina. La retina es un tejido ubicado en el interior del globo ocular, que recibe la luz del exterior para mandar las imágenes al cerebro, es decir, si la retina sufre daños, las consecuencias se van a percibir directamente desde el exterior: el paciente comienza a tener problemas de visión.

La complicación ocular es consecuencia entonces de la hiperglucemia, que debilita las paredes de los capilares de la retina. Posteriormente se forman sacos que reciben el nombre de micro aneurismas. Los vasos pierden líquido y sangre que se extienden por la retina, provocando exudados, hemorragias y edemas de retina. El líquido puede acumularse en la región central de la retina, dando paso a lo que se conoce como Edema Macular Diabético, que produce una visión borrosa.

El paciente en esta etapa tiene dificultades para ver detalles y especialmente para la lectura. Cuando aparecen los microaneurismas, los exudados y las hemorragias, la enfermedad está en una etapa avanzada que se conoce con el nombre de Retinopatía Diabética de Fondo. Estos síntomas son una señal de advertencia, la enfermedad se debe tratar cuanto antes para impedir que se siga agravando la situación.

Si la enfermedad no es detenida a tiempo, aparecen nuevos vasos sanguíneos sobre la superficie de la retina o del nervio óptico. Estamos en la fase que recibe el nombre de Retinopatía Diabética Proliferante. Estos vasos, que se conocen con el nombre de “neovasos”, surgen en regiones con mala circulación, son frágiles y suelen romperse. La sangre se expande cubriendo el humor vítreo (líquido gelatinoso y transparente que llena el centro del globo ocular, entre la retina y la cara posterior del cristalino). Cuando comienzan las hemorragias vítreas, puede suceder que el diabético pierda de forma brusca la visión, y es muy difícil revertir esta situación en su totalidad.

En las etapas más avanzadas de la enfermedad, las complicaciones aumentan: aparece una Proliferación del Tejido Fibroso y pueden aparecer un Glaucoma Neovascular. Entre el humor vítreo y la retina crece un tejido fibroso, que con el tiempo va a provocar una retracción gradual del humor vítreo. En este momento comienzan los “tironeamientos” haciendo que a la larga la retina se desprenda de la pared interna de la cavidad ocular. El Glaucoma Neovascular es cuando los neovasos se originan en el iris, provocando un aumento de la presión ocular.

El paciente con Retinopatía Diabética presenta los síntomas cuando la enfermedad ya está en estado avanzado, vimos que pueden ocurrir hemorragias y distorsiones de la vista. Estas manifestaciones aparecen cuando el daño a la retina ya es demasiado grave, por ello se aconseja siempre que el diabético acuda al médico para controlar el estado de la retina, sobre todo en pacientes que hace años conviven con la enfermedad.

Deja un comentario